Gestalt: La terapia del aquí y el ahora

Ángeles Martín de España.

Ángeles Martín, es licenciada en psicología y especialista en Psicología Clínica. Adicionalmente, es miembro de Honor de la Asociación Española de Terapia Gestalt y

Fundadora del Instituto de Psicoterapia Gestalt y De la Escuela de Terapia Gestalt del IPG e introductora de la Terapia Gestalt en España en 1975. Es autora de varios libros y artículos.

FSJ: ¿Por qué eligió el camino de la Gestalt?

AM: Por su forma de ver a las personas como una totalidad, donde cuerpo, mente y espíritu son tres entidades y a la vez una sola. La totalidad es más que la suma de las partes que lo componen, porque es importante responsabilizarnos de nuestras conductas y respuestas al mundo. Somos responsables de lo que hacemos, decimos y actuamos, por el interés en ser uno mismo en cada momento.

FSJ:¿Cuáles son los aportes más importantes de la Gestalt a la psicoterapia?

AM: Esencialmente por la importancia que se da al aquí y ahora como momento de cambio, de ser y estar en el mundo. Los procesos se van produciendo en el instante en que estamos viviendo, usar el pasado como aprendizaje y ejemplo de lo que nos sirvió o no nos sirvió para no fijar esas conductas neuróticamente sino para convertirlas en algo fluido que el tiempo.

Otro aspecto importante buscar los “cómo y los para qué” de la conducta en lugar de los por qué. El para qué  invita a ver la motivación de la conducta, a hacernos responsables de nuestras conductas, pues al crecer en responsabilidad nos sentimos más libres y podemos elegir sin reparar en el entorno o los prejuicios y la necesidad del contacto con el entorno y el mundo para el crecimiento emocional, tener la capacidad de estar con el otro, de acercarnos a sus sentimientos, de entenderlo en sus formas de ser y estar en el mundo.

Es la capacidad de empatía lo que nos acerca a los otros y nos permite comunicarnos no solo desde las ideas sino desde los sentimientos (la falta de empatía produce psicópatas).

FSJ: ¿Cuáles son las principales transformaciones de la Gestalt desde sus inicios?

AM: Valorar el pasado como experiencias para el aprendizaje. No dejarlo apartado haciendo como que no existe. (Creo que esa fue una idea de Fritz Perls para deshacerse de un principio esencial del psicoanálisis: analizar constantemente el pasado).

Perls promovió el presente para facilitar la conciencia de nosotros mismos y el cambio aquí y ahora y, por otro lado, evitar perderse en un futuro incierto, como un huida de un presente complicado y frustrante. También se ha extendido más la teoría del yo, aunque ya fue esbozada por Paul Goodman en sus inicios.

FSJ: Algunos dicen que la Gestalt más que un enfoque terapéutico es una forma de vida. ¿Cómo la aplica en su vida cotidiana?

AM: En realidad es ambas cosas. Como decía anteriormente, si aplicamos una serie de reglas a la vida cotidiana como son el aquí y ahora, el lenguaje personal, el no murmurar, el hacernos responsables de nuestras conductas, etc., gran parte de la terapia está hecha. Cuando aprendemos estos principios y los aplicamos a nuestras conductas cotidianas no vamos a necesitar terapia a no ser patologías complicadas.

FSJ: ¿Ofrece la Gestalt explicaciones para problemas sociales como la violencia contra la mujer, el feminicidio y las guerras o se limita a problemas personales?

AM: Sí, de hecho la gran innovación de la terapia Gestalt es concebir al ser humano como una totalidad. Si una parte queda afectada por los acontecimientos que sean, la totalidad queda afectada.

El gran problema es que los poderes lo dominan todo con una ética y una estética contaminadas de narcisismo y, a menudo con rasgos psicopáticos, entonces se crean sociedades donde el poder y el dinero son los únicos “valores”, en constante alza, un estado generalizado de yoismo muy peligroso.

En cuanto a la violencia contra la mujer por parte de los hombres, no es algo nuevo ni prodemos arreglarlo a corto plazo. Lo evidente es que las mujeres hace siglos que trabajamos por la igualdad y el respeto entre hombres y mujeres.

Creo que cuando el hombre pierda el miedo al poder de la mujer, el nivel de agresión va a disminuir. Sabemos que la superioridad del hombre ha venido dada por su superioridad física, pero eso no le ha dado la fuerza interior ni la autoestima para trabajar juntos en esta empresa que es la evolución humana.

Creo que es la pequeñez, la envidia y el deseo de poder lo que ha marcado la relación de los hombres con las mujeres y el hacernos depositarias de la educación con sus reglas supremacistas, las mujeres se han convertido, en algunos casos, en trasmisoras del machismo, esto debe ser cambiado.

FSJ: ¿Por qué razones recomienda la Gestalt?

AM: Por el enfoque de la responsabilidad que proclama, por ser la terapia del aquí y ahora y arriesgarse a ser uno mismo.

En cuanto a la responsabilidad tenemos dos opciones: o echar la culpa de lo que nos sucede al mundo o responsabilizarnos de lo que hacemos o dejamos de hacer. Es cierto que los otros están ahí y que sus conductas nos tocan y nos perturban, pero es nuestra responsabilidad actuar para que esas conductas no determinen nuestro bienestar o nos desequilibren.

FSJ: ¿Qué resultados positivos ha tenido el Instituto Gestalt, del que hace parte, en España?

AM: El Instituto de Psicoterapia Gestalt (IPG) ha sido el gran difusor de la terapia gestalt en España. Después de un tiempo aprendiendo Gestalt y psicodrama psicoanalítico, yo volví a España a finales de 1975 unos días antes de la muerte de Franco. Este hecho influyó en la expansión de la Gestalt fueron tiempos de búsqueda, de interés por cosas nuevas y que planteaban nuevas formas de hacer terapia y estar en el mundo.

En esos momentos la psicología estaba dominada por lo cognitivo-conductual y el psicoanálisis. La Gestalt vino a introducir la psicología humanista, dentro de la cual estaba enmarcada.

Fue una etapa maravillosa de eclosión creativa y de libertad a todos los niveles. En los años siguientes aparece la movida madrileña que marcó una etapa de libertad en todos los ámbitos creativos y artísticos en toda España.

El Instituto de Psicoterapia Gestalt de Madrid ha sido parte de ese cambio que se produjo en la sociedad española en aquellos años y formó a la mayoría de gestaltistas durante años y seguimos “difundiendo y contagiando la gestalt” como dice el lema de nuestra Escuela.

 

 

Para más información consultar: [email protected]