Canada: Trans people´s challenges to access health and mental health services

Hunter Cubitt-cooke

Hunter Cubitt-Cooke I am a 32 year old, white, non-binary trans person who uses they/them pronouns. I come from a low class background and was raised in Canada’s conservative redneck capital, Alberta. I have been an activist and an anarchist, deeply feminist, anti-capitalist, anti-colonial and pro-queer and trans. I gave birth to my beautiful 4-year-old daughter and am now a parent. I work as an herbalist in an anti-capitalist worker collective now. I suffer from mental health and chronic pain and migraines. My primary focus now is healing. Healing myself and my family and trying to spread that healing into the world.

By Fernanda Sánchez Jaramillo.

Pictures: courtesy of Hunter.

FSJ: Is health one of the current challenges that trans people face in Canada?

HC: Health is a major challenge for trans people in Canada. Accessing competent and respectful health care can be close to impossible, at times traumatizing and often demeaning. There are also many social factors that contribute to the poor health outcomes of trans people like social isolation. We are often harassed and bullied out of training and schools; also cut off from our families and any supports. It’s difficult to find housing, employment and to access services etc.

FSJ: When and why did you need to access health services?

HC: So I needed to access health services to get the hormones I need as well as the surgery.   Through out the years I’ve had many bad experiences with doctors and nurses when I’ve had to encounter them for injuries and illnesses as well.

The medical establishment is a gatekeeper for trans people in terms of accessing hormones and surgeries. In order to qualify for hormones you need to identify as heterosexual (when you’ve transitioned) so I needed to identify as a “man trapped in a woman’s body that was attracted to women”.

If I had told my physician that I was attracted to men as well I would not have gotten my hormone prescription. You also need spend a year being completely out to coworkers, family etc. and using the washroom in the gender you identify as. Using bathrooms of the gender you identify as but do not yet appear as to most people without hormones puts people in really dangerous positions.

You also can’t have any mental health problems or instability, which most trans people do have as a result of trans phobia and the painful experience of living in the gender you are not. You can’t be homeless which a lot of trans people are as they can’t get work and even if they did have the money often landlords will not rent to a trans person.

FSJ: How was your experience with health services? Did you have any trans doctors?

HC: I have never had a trans physician. I have had a range from horrible to great health care in Canada. As a teenager, I told my doctor I was trans and wanted hormones and surgery. She refused and told me no one would do that for me. Eventually I found a doctor who was willing to prescribe hormones to me but I had to jump through a lot of hoops.

At times I’ve needed a hormone refill prescription and not been in a major urban center and been refused. Once a doctor screamed at me “YOU HAVE A VAGINA!!” when I wanted him to refill my prescriptions for me. Once I was trying to access mental health services and was referred to a psychologist through something called the “transgender health referral program”. This was supposed to be one of the better psychologists for trans people. He could not comprehend what a trans man was, how I could have possibly gotten pregnant, etc.

Most doctors are very ignorant on the subject matter and even those who are caring just don’t know a lot. There is very little research that has been done on long-term effects of hormones etc.

FSJ: Did you experience any stigmatization during doctor’s appointments?

HC: Definitely yes. It’s very hard to get a doctor who will see a trans person especially one who is willing to prescribe hormones. Then when you have one, it’s near impossible to get to see that doctor about any other health concern because it is usually only a small number of doctors for all the trans people.

I’ve often been humiliated and disrespected in waiting rooms before changing my name I’ve had nurses discuss in front of me in a room full of people whether I’m a man or a woman. In order to gain access to hormones I had to get diagnosed with a “disease” called gender dysphoria, which is considered a mental disorder. It is not an illness, this is pathologizing and opressive.

Hunter remembers…

“Once during an osteopath appointment I was asked if I love and accept my vagina. People are constantly asking trans people about their genitals and its very dehumanizing because it feels like something that wouldn’t happen to any other human. I can’t imagine that osteopath would have felt comfortable asking any woman out of nowhere if she loves and accepts her vagina”.

FSJ: How these experiences with health services impact your life and what is your suggestion to other trans people to protect them?

HC: It has contributed to my overall sense of anxiety and fear and also the feeling that there is nowhere to turn for support. I often feel alienated from the healthcare I need.   To other trans people I suggest always bringing a friend or family with you to doctors appointments, get someone to advocate for you, ask around to find doctors who are willing to see you in a respectful manner.

FSJ: Does mental health services satisfied the needs of trans people?

HC: Definitely not. Trans people are more vulnerable within institutions and are rarely protected and supported as needed. Services are often gendered with trans people being barred from services or for services not being applicable.

For example in my desperate search for mental health support during my postpartum depression and psychosis I was referred to a postpartum support group but how could I have gone to a room full of women who would be staring at me as I enter the room expecting an explanation while I was having a mental breakdown? And who knows how the women would have reacted. Likely I would have gotten more traumatized and likely the facilitator in the group would not have had my back and would have been totally ignorant to trans issues”.

Hunter and daughter

“At one point I was trying to access counselling services and was referred to someone and I had said I needed someone who was comfortable talking with trans people. This person kept veering the conversation away from what I was talking about and asking me a bunch of inappropriate questions like did I still have a vagina, how did I get pregnant how do I have sex etc. I reported that person and it turns out she had never even spoke to a trans person before”.

A lot of Dr.’s will make trans people see a psychologist who will try to get them to accept the gender they were assigned at and only after that process if they still want to transition, they get the hormones. Most trans people have PTSD, depression, anxiety etc. and it is extremely difficult to access services that can help. You also need money to get most of these things which trans people have less access too.

FSJ: What needs to be changed in order to provide a better service?

HC: I think the entire system is patriarchal and fundamentally flawed and needs to be completely dismantled. The idea of a doctor, a specialist, an expert that knows everything and the patient knows nothing is oppressive, disempowering and paternalistic.

We need to return to traditional modes of healing that are holistic, look at and respect the whole person, and is supportive of people’s own healing journeys and values different types of bodies.

A big part of why trans people are experiencing poor health outcomes is because of the unhealthy dynamics between men and women because trans people face a lot of the brunt of the violence as they are on the fringes and bring up issues of gender. Trans people need patriarchy, misogyny, sexism and homophobia to end to live healthy lives.   In the mean time much more education and exposure would help. It would help to have trans people as receptionists, nurses, technicians, and doctors and for patients to inform the process more. Even changing the intake forms to include trans people can go a long way.

FSJ: Are there any alternative service providers for trans people?

HC: There is a small amount of doctors and counsellors who specialize in trans people but is often very hard to get appointments because there are only a small number in Canada.

 

Argentina: Estigma y discriminación son obstáculos para acceso a salud de personas que ejercen trabajo sexual

Alejandro abogado en Ammar.

Jorge Alejandro Mamani es abogado, especialista en derecho informático y magíster en derecho migratorio y políticas migratorias internacionales, quien labora en la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar) hace dos años.

Además milita en derechos humanos y trabaja en políticas de derechos humanos, en cuanto a minorías y en diversas instancias, hace más de 10 años, incluyendo litigio internacional de derechos humanos y en variadas organizaciones no gubernamentales en causas de desaparecidos y derechos sexuales y reproductivos y culturales.

Jorge Alejandro es abogado en la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina en acción por nuestros derechos (Ammar) allí, entre otras luchas, defiende el acceso a la salud y el trato no discriminatorio en los espacios médicos y legales para las trabajadoras, trabajadores y trabajadoras sexuales trans en Argentina.

Fotos: Alejandra Sánchez Hernandez.

FSJ: El Sistema de salud argentino es público y la salud un derecho de acceso universal. ¿Qué tan cierto es esto para las trabajadoras y los trabajadores sexuales?

JAM: En Argentina la salud es un derecho universal y los hospitales son públicos. Con respecto al trabajo sexual hay estigma y discriminación a causa de los prejuicios que tienen los trabajadores de la salud cuando están en contacto con personas quienes ejercen el trabajo sexual.

Generalmente, hay un juzgamiento sobre estas personas, lo que tiende a que muchas veces las trabajadoras sexuales y los trabajadores sexuales no vayan a hospitales públicos o se alejen del sistema de salud por miedo a la estigmatización y a la penalización moral.

Si bien no hay un elemento en el sistema que permita negar el acceso al sistema de salud, en el aspecto práctico, el estigma y la discriminación funcionan de todas formas.

Además, hay una presunción de criminalidad sobre el trabajo sexual debido a la ignorancia con respecto a lo que el trabajo sexual significa, la posibilidad de ejercerlo y sobre la legalidad e ilegalidad del mismo. Hay una criminalización colectiva sobre la temática cuando jurídicamente esta no existe.

FSJ: ¿Es obligatorio en Argentina decir que su actividad es el trabajo sexual, se informa por obligación o para que la persona obtenga una mejor atención?

JAM: No es obligatorio pero para que un médico te atienda mejor debe estar informado sobre en qué trabajas. El problema con el trabajo sexual es que al tener un juicio moral anterior, del cual no escapan los médicos y las médicas, tienen prejuicios que llevan al cuestionamiento de la elección de trabajo de las trabajadoras sexuales y eso dificultad la atención.

Muchas veces decirlo implica que sienta vergüenza a causa del estigma, se sienta vulnerada, cuestionada y, a veces, también acosada. Estas son algunas de las razones por las cuales algunas trabajadoras sexuales no lo dicen en el sistema de salud.

FSJ: ¿Qué servicios de salud mental son ofrecidos a los trabajadores y trabajadoras sexuales?

FSJ: ¿Cuál es la situación frente a la institucionalidad?

JAM: El contacto con las fuerzas policiales y con los órganos administrativos puede ser agresivo porque hay una presunción de criminalidad con respecto al trabajo sexual. Entonces no son tratadas ni tratados como ciudadanos comunes si no como ciudadanos de segunda; adicionalmente, si son trabajadoras sexuales trans la agresión es mucho mayor porque hay todo un estigma social con respecto a la identidad trans.

Pese a que Argentina tiene, desde el 2012, una ley de identidad de género esta no se ha cumplido cabalmente especialmente entre las fuerzas policiales las cuales a través del tiempo han estigmatizado a las personas trans incluso a las que no ejercen el trabajo sexual.

Así mismo,  las trabajadoras sexuales trans que son migrantes, peruanas y paraguayas, que llegan a Argentina porque que consideran a Argentina más tolerante, con respecto a sus países de orígenes, son más vulnerables por cuenta la xenofobia.

FSJ: ¿Qué actos de discriminación y estigmatización ocurren al acceder a los servicios de salud?

JAM: Hay denuncias de trabajadoras sexuales que sufren acoso, imposición de valoraciones morales, cuestionamiento de su elección laboral y culpabilizarlas cuando cuando lo que debe hacer el sistema médico es ofrecer un trato médico, justo e igualitario. Por esta razón, muchas trabajadoras sexuales no van a los consultorios de sus barrios y se trasladan a otros lugares; otras no acuden y tienden a auto-medicarse.

FSJ: ¿Qué herramientas jurídicas son las más usadas por las trabajadoras y los trabajadores sexuales en Argentina?

JAM: En realidad, tienen la Ley 23592 de 1988, Actos Discriminatorios, que es la ley contra la discriminación y, además, los tratados internacionales con respecto a cuestiones de salud.

Realizar una denuncia del sistema médico es bastante complicado porque sun formación académica es de nivel primario y secundario, no tienen conocimiento de sus derechos y además el estigma las hace no creer en el sistema judicial, etc. Todo esto hace más complejo el ejercicio de sus derechos.

Georgina Arellano secretaria general de Ammar.

FSJ: ¿Existen centros de atención que se especialicen en atención a trabajadoras sexuales?

JAM: La intención de Ammar es crear espacios amigables donde las trabajadoras sexuales puedan ser atendidas sin ser juzgadas y donde su derecho a la salud no  sea denegado con base en prejuicios o cuestionamientos. Lo que tratamos desde Ammar es de vincular el tema de espacios amigables para trabajadoras sexuales y la diversidad, capacitar a los médicos y médicas.

El tema de la salud es complejo con respecto a las trabajadoras sexuales porque este tiene una connotación moral que lleva a los profesionales a tener prejuicios con respecto a ellas y también debido a la transfobia en el mundo médico. Por eso, queremos desarrollar convenios para emprender procesos de sensibilización con médicos, pero es bastante complicado.

Sin embargo, gracias a la militancia de estos últimos años Ammar es mucho más visible y ahora existe un espectro social más común y mediático para cuestionar el tema sobre el trabajo sexual

No obstante, entendemos que el espacio médico y el espacio legal son espacios más difíciles de modificar opiniones y mucho más difícil de de-construir los prejuicios morales que tienen las personas.

Más información sobre Ammar: www.ammar.org.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Argentina: Más derechos y menos estigmatización contra personas consumidoras de drogas

Patricia Colace es Licenciada en psicología y profesora en psicopedagogía. Estudió psicopedagogía en Bahía Blanca, Argentina, se graduó en 1989 y de la Universidad Católica Argentina, en el año 1998, donde estudió psicología.

Su trabajo se ha centrado fundamentalmente en el ámbito público, especializándose en la elaboración de Políticas Públicas sobre drogas y adicciones. En la actualidad, trabaja en la Dirección de Adicciones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Asesoramiento en el ámbito Legislativo de la misma ciudad.

FSJ: ¿Por qué elegiste las adicciones?

PC: Mi inquietud por el tema surgió en el año 2000 cuando militando para un partido político nos invitaron a participar en un trabajo sobre el Paco, droga que surgió en esos años de mucho conflicto político como una “manera de supervivencia “ en los barrios pobres de la Provincia de Buenos Aires.

FSJ: ¿Por qué una ley de salud mental y adicciones juntas? Es cierto que el consumo de ciertas sustancias psicoactivas provocan episodios en quienes los consumen, pero por qué en Argentina ligan estos dos temas.

PC: En Argentina existe la Ley 26657 de Salud Mental y Adicciones sancionada en el año 2010, ley que yo considero casi un mini tratado de Derechos Humanos. Que las adicciones estén dentro de ésta ley les da un marco de derechos que antes no tenían.

Esto dice la ley en su Art. 4 y lo comparto plenamente:

Artículo 4º.- Las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental. Las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías que se establecen en la presente ley en su relación con los servicios de salud.

Es muy importante que incluyan un artículo donde consideran que las adicciones forman parten del padecimiento mental y de esa manera las personas con consumo problemáticos están protegidas.

Es importante aclarar que no es lo mismo consumo problemático, consumo y adicción. Cuando hablamos de adicciones se piensa en todas las sustancias que provocan ciertos efectos en las personas, que puede llegar a producir una dependencia.

En tanto, consumir una sustancia en sí no es un problema, pero sí cuando ello comienza a afectar el entramado social de la persona que consume: ahí estamos hablando de un consumo problemático, que puede derivar en una adicción, en una dependencia. Para hablar de adicción estrictamente se tiene que dar los síndromes de dependencia, abstinencia y tolerancia.

El consumo de sustancias legales e ilegales produce cambios en la conducta y orgánicos, pero no siempre ese consumo es una adicción ni es un consumo problemático.

FSJ: ¿Cuál es la razón para sacar “desmanicomializar” la salud mental? ¿Aplica esto para personas que viven con adicciones?

PC: El fundamento básico es que el encierro produce más enfermedad y los hospitales monovalentes, es decir psiquiátricos, provocan aislamiento, estigma, falta de libertad y nula inserción social. Por ello,  hay que buscar otras alternativas terapéuticas como las casas de medio camino, los hostales, los hospitales de día etc.

La Ley 26657 de Salud Mental y Adicciones obliga al cierre paulatino de los psiquiátricos, es decir, que no se pueden cerrar si no se crean otros dispositivos alternativos. Infortunadamente, la falta de voluntad política y los intereses en juego hace que no se implementen esas políticas y entonces efectivamente la gente queda en situación de calle.

FSJ: ¿Qué tan efectiva ha sido la ley de salud mental y adicciones en Argentina?  

PC: Es un camino lento la aplicación de esa ley porque indudablemente toca muchísimos intereses económicos, de poder, de paradigmas y miradas sobre el tema. Los laboratorios y algunos médicos psiquiatras han sido los primeros en oponerse a la ley y los dueños de las comunidades terapéuticas.

Por suerte, hay un grupo de personas y profesionales que luchamos por la plena implementación de la Ley 26657.

FSJ: ¿Cómo afecta esa ley los intereses económicos a las personas, si no se cumple, y si considera a las personas con adicciones con padecimientos mentales, es decir, los induce a llegar a esas comunidades terapéuticas para que los “sanen”?

PC: Digo que la Ley 26657 afecta los intereses económicos y de poder de algunas profesiones. Por ejemplo, el poder hegemónico de los psiquiatras.

Antes con su sola firma podían internar una persona,en la actualidad no es posible con ésta ley ya que se necesitan la firma de al menos dos profesionales de la salud que deben formar parte de un equipo interdisciplinario, un psiquiatra y un psicólogo.

También establece  el tiempo que una persona puede pasar internada , que no pude ser indeterminado ni con falta de control por parte del Estado y eso afecta los intereses económicos de la comunidades terapéuticas.

Otro aspecto sumamente importante es que la Ley considera que internar a una persona debe ser el último recurso, pues es considerado un acto restrictivo. Por lo tanto se deben buscar otros medios para la curación.

FSJ ¿Cómo luchan algunos profesionales por la implementación de la ley?

PC: Tratando de que la implementen, que cumplan con la reglamentación, que le otorguen presupuesto, denunciando públicamente cuando existen violaciones a la letra de la Ley y solicitando información desde el legislativo, entre otras acciones.

FSJ: ¿Es decir que esa ley que calificas como mini tratado de derechos humanos, es ideal en el papel pero no se cumple desde que se expidió? 

PC: Se cumple pero no en su totalidad por las razones antes expuestas.

FSJ: ¿Qué se ha hecho en Argentina para reducir el estigma con respecto a la salud mental y las adicciones?

PC: Está en proceso un cambio de paradigma sobre cómo abordar la salud mental y las adicciones. La mejor política pública, desde mi punto de vista, es cumplir la ley antes mencionada.

FSJ: ¿Qué se puede hacer desde los medios de comunicación para desestimular la estigmatización de quienes viven con enfermedades mentales?

PC: Creo que en primer lugar los periodistas deberían leer, conocer el tema, derribar sus propios prejuicios y, sobre todo, no fomentar la prensa amarillista. Con eso creo que nos ayudarían bastante.

FSJ: ¿Qué tipo de narrativas y representaciones de la persona con adicciones debe ser utilizadas para evitar la discriminación de los consumidores de droga mientras se toleran otras adicciones como el cigarrillo, etc?

PC: Aquí estamos frente al problema de la tolerancia social frente a las adicciones con sustancias legales. De todas manera mi posición es no patologizar la vida cotidiana por eso no comparto que se encasille todo dentro de las adicciones, como por ejemplo el gimnasio, café, la tecnología etc.

Con patologizar la vida cotidiana me refiero a que no se puede llamar a todo enfermedad o calificarlo de esa manera, como hace el DSM (El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder).

FSJ: ¿Se puede evitar el uso de categorías estrictas al referirse a las personas con enfermedades mentales y adicciones?

PC: Es muy cierto que las palabras tienen una carga simbólica muy fuerte.

En Argentina algunos profesionales de la salud mental hablamos de “padecimiento mental”.

Creo que es un término correcto y no habla de enfermedad necesariamente. Con respecto a las adicciones  hay un cambio en el lenguaje y en el enfoque por eso decimos personas con consumo problemáticos, consumo social y personas con adicciones.

PC: Creo que en primer lugar los periodistas deberían leer, conocer el tema, derribar sus propios prejuicios y, sobre todo, no fomentar la prensa amarillista. Con eso creo que nos ayudarían bastante.

FSJ: ¿Qué tipo de narrativas y representaciones de la persona con adicciones debe ser privilegiada en los medios para evitar la discriminación de los consumidores de droga mientras se toleran otras adicciones como el cigarrillo, etc?

PC: Aquí estamos frente al problema de la tolerancia social frente a las adicciones con sustancias legales. De todas manera mi posición es no patologizar la vida cotidiana por eso no comparto que se encasille todo dentro de las adicciones, como por ejemplo el gimnasio, café, la tecnología etc.

Con patologizar la vida cotidiana me refiero a que no se puede llamar a todo enfermedad o calificarlo de esa manera, como hace el DSM (El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder).

FSJ: ¿Se puede evitar el uso de categorías estrictas al referirse a las personas con enfermedades mentales y adicciones?

PC: Es muy cierto que las palabras tienen una carga simbólica muy fuerte.

En Argentina algunos profesionales de la salud mental hablamos de “padecimiento mental”.

Creo que es un término correcto y no habla de enfermedad necesariamente. Con respecto a las adicciones  hay un cambio en el lenguaje y en el enfoque por eso decimos personas con consumo problemáticos, consumo social y personas con adicciones.

FSJ: ¿Qué has aprendido de las personas con enfermedades mentales y adicciones?

PC: Me muestran en el espejo lo que quizás algún día me puede pasar a mi o algún ser querido. Además de mucha gratitud cuando se sienten acompañadas en su proceso de recuperación.

Nota 1:  Las drogas legales son todas aquellas que no están penadas por la ley por ejemplo el cigarrillo, el alcohol, los psico-fármacos y otras que tienen que ver con prácticas con riesgo adictivas, el juego y la tecnología, por ejemplo.

En cuanto a las drogas ilegales Argentina cuenta con la Ley 23737 sobre tenencia y tráfico de estupefacientes donde se incluyen las drogas penadas. Este listado se actualiza y se van agregando nuevas drogas que surgen en el mercado e ingresan a nuestro país.

Nota 2: La pasta base de cocaína también llamada “paco” es un producto intermediario en la producción de clorhidrato de cocaína que se obtiene al disolver residuos en líquido y tratar la solución con queroseno o gasoil, para luego mezclarlo con sustancias alcalinas o ácidos como el sulfúrico. Se trata de un polvo blanco amarillento, de consistencia pastosa y olor penetrante. Apenas consumido produce euforia y tiene un efecto muy intenso que dura entre 5 y 10 minutos. Esto genera una rápida dependencia y un gran aumento de la frecuencia de su uso, llevando a las personas a consumir decenas de dosis diarias.

 

México: Cubrimiento periodístico criminaliza y hace apología de la violencia contra la mujer

Argentina Casanova fundó el Observatorio de Violencia Social y de Género en CampecheEs comunicadora, defensora de derechos humanos y feminista mexicana. Dedica todo su tiempo a la defensa de los derechos humanos de las mujeres y al acompañamiento de víctimas.

Atiende a víctimas de violencia sexual, de violencia familiar e institucional que viven a diario miles de mujeres en su país. Apoya con contactos, redes y feministas de otras ciudades e incluso de otros países para su atención y acompañamiento en litigios, atención psicológica, acceso al aborto o acciones colectivas.

Además escribe planes o proyectos con perspectiva de género, hace incidencia, mucha incidencia, por los derechos de las mujeres. Argentina afirma: “lo que hago no es un trabajo sino un principio de amor a la “prójima”.

Por: Fernanda Sánchez Jaramillo. Fotos: Cortesía de Argentina Casanova.

*Argentina utiliza el término feminicidio porque en México este hace parte de la Ley de acceso a una vida libre de violencia. Feminicidio  incluye no solo la violencia que priva de la vida a una mujer, explica Argentina, sino la violencia estructural en las instituciones. El feminicidio implica la violencia feminicida institucional cuando hay omisiones por parte del Estado, las cuales contribuyen a generar escenarios para que se cometan asesinatos de mujeres.

FSJ: ¿Relacionan los medios de comunicación la violencia contra la mujer con la salud pública y colectiva?

AC: Infortunadamente, a pesar de que hay estudios importantes sobre el impacto de la violencia de género en la productividad de las mujeres, pues son una importante fuerza de trabajo, las políticas públicas no se traducen en una preocupación o una prioridad en la agenda desde la perspectiva de la salud y el impacto en lo colectivo.

La premisa de que la violencia de género es un asunto que ocurre a puertas cerradas y de que “el marido tiene derecho a golpear un poco a su mujer”, no es asunto del pasado. En las comunidades rurales persiste la desatención a esta problemática.

FSJ: ¿Qué tan frecuente es el cubrimiento crítico y preventivo de la violencia sistémica contra la mujer?

AC:

FSJ: ¿El surgimiento de medios, alternativos y tradicionales, que enumeran el número de muertes y hacen perfiles de los asesinos contribuye a frenar la violencia contra la mujer?

AC: La multiplicidad de coberturas no ha significado en todos los casos un análisis. No se trata de contabilizar los feminicidios porque esa tarea la hacen defensoras y periodistas, desde el año 2003, el objetivo no son los números sino la incidencia.

Conocer las características de los hechos es importante para incidir en la tipificación del feminicidio a partir de probar que hay patrones de conducta de saña y de extrema brutalidad, que hablan de la violencia contra el cuerpo de las mujeres.

El Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios de México recibe información de defensoras, quienes siguiendo una metodología específica analizan  aspectos que permiten conocer el estatus judicial de los casos.

En algunos casos se han añadido particularidades como el número de niños y niñas huérfanos cuando ocurren feminicidios y casos de feminicidios-suicidios y patrones de los agresores; además, aportan análisis que van más allá de la desafortunada moda de la enumeración sin metodología.

FSJ: ¿Qué impacto tiene ese cubrimiento periodístico en la salud colectiva, en la comunidad donde vivió esa mujer?

AC: Las coberturas son una extensión de la violencia feminicida. Por un lado, una cobertura que con imágenes y/o palabras criminaliza y expone el cuerpo de la mujer víctima.

Por otro, el cubrimiento periodístico como apología de la violencia. Los artículos son manuales de la defensa patriarcal de los agresores y un mensaje  aleccionador para las mujeres. El resultado de este tipo de comunicación de la violencia contra la mujer es la conciencia de riesgo permanente por ser mujer en México.

FSJ: ¿Se ha hecho algún estudio sobre el impacto de este boom de cubrimientos necrofílicos en la salud, física y mental, de las supervivientes?

AC: Hay algunos proyectos en marcha que desde un enfoque de derechos humanos y feministas alientan a la formación de observatorios de coberturas periodísticas y sus efectos en la sociedad. No conozco un estudio como tal, pero estos proyectos nos aportarán, pronto, información al respecto.

FSJ: Abundan los protocolos sobre cubrimiento de la violencia de género en los medios ¿Cómo lograr que profesionales y no profesionales del periodismo se responsabilicen por sus contenidos?

AC:

FSJ: ¿Se ha hecho algún seguimiento a quienes conocen y estudian estos protocolos para saber si mejoraron su manera de informar ?

AC: Ese es uno de los temas en los que he incidido en varias reuniones e instancias, no hay una metodología de seguimiento. No hay evaluación ni un plan de medición con indicadores para conocer si hubo o no un cambio de coberturas.  Esto ocurre también porque el tema de la capacitación se convirtió en negocio para quienes tuvieran vínculos o extraordinarios currículums en derecho, pero cero perspectivas de género.

La capacitación a periodistas ha sido ofrecida, en algunos casos extremos, por especialistas en salud infantil o de cualquier otra área a quienes les dan un manual para “cubrir una meta”.

FSJ: ¿Cómo afecta a la salud colectiva el cubrimiento periodístico no riguroso sobre la violencia contra la mujer?

AC: Es un estudio por hacerse. Personalmente, he hecho algunos apuntes y observaciones mas de las características de las coberturas que de los efectos en la salud colectiva de las mujeres.

Sin embargo, creo que hay “contaminación” por parte de las coberturas sobre la población masculina para incrementar la saña en los crímenes que se cometen contra las mujeres.

Cuando ocurrió una violación colectiva en Brasil, ocurrieron también en América Latina y México hechos similares que derivaron en procesos jurídicos aún en marcha.

Al mismo tiempo hubo un caso gravísimo de violencia contra el cuerpo de una adolescente en Argentina, quien fue empalada, y a los pocos días se presentó y difundió en los medios un caso similar en México.

Esta “sincronía” de violencia merece suma atención por las características de imitación, pero también el “encumbramiento del criminal y/o el acto criminal”; al igual que la normalización de la brutalidad extrema en la violencia contra las mujeres.

****

Argentina Casanova fue una de las comunicadoras y defensoras de derechos humanos amenazadas hace unos meses en Campeche.

A pesar de esto, ella cree que en México han aprendido a vivir con un miedo que impulsa a seguir, a transformar.

Si bien la violencia y el miedo en su país no son exclusivos de un determinado género, sabe que si se es defensora, activista, comunicadora y acompaña a víctimas los riesgos aumentan.

Son riesgos que se suman a los que cotidianamente viven las mujeres y que afronta la población en este momento crítico a causa del recrudecimiento de las violencias en algunas regiones del país.

Para contrarrestar el miedo, ella pone en acción su plan de auto-cuidado: una red en la que confía plenamente, la cual la apoyó cuando fue amenazada, su plan incluye la oración, la natación, la literatura y las “amoras feministas”, quienes la abrazan -en presencia o a distancia- y la hacen sentirse siempre cuidada y amada.

“El miedo no es para paralizarnos sino para impulsarnos a hacer todo lo que podamos para salir juntas y caminar hacia una sociedad más segura para todas las mujeres”, Argentina Casanova.

Argentina es fundadora y coordinadora del Observatorio de Violencia Social y de Género en Campeche.