Chile: Médicos sin marca

Entrevista a Juan Carlos Almonte es médico psiquiatra y psicoterapeuta chileno, quien atiende  pacientes de manera ambulatoria y también es docente en la Universidad de Chile, es uno de los miembros de Médicos Sin Marca de ese país.

FSJ: ¿Cómo surgió la idea de crear Médicos Sin Marca?¿Cuál era el escenario en términos de las relaciones entre los médicos chilenos y las farmacéuticas?

JCA: Médicos Sin Marca surgió a partir de la visión crítica que sus tres fundadores venían pensando de manera individual durante algunos años. Creo que a los tres nos llamaba  la atención el hecho de que no existiera cuestionamiento alguno entre nuestros colegas respecto al alto grado de interacción financiera que existe entre la industria farmacéutica y la medicina, tanto de manera grupal como individual.

Congresos que ofrecen poco más que vida social, lanzamientos de fármacos en hoteles costosos, un enfoque demasiado centrado en las terapéuticas farmacológicas en las actividades de puesta al día, etc, son el tipo de observaciones del que nació nuestra visión crítica.

FSJ: ¿Existe un colegio de médicos en Chile que investigue las relaciones entre los médicos, los laboratorios, hay sanciones por faltas a la ética por conflictos de interés?

JCA: Para la directiva del Colegio Médico, asumida durante el 2017, este es un tema prioritario. Creo que por primera vez. Anteriormente hubo intentos tibios por establecer marcos regulatorios, pero creados mas bien desde la industria que desde una reflexión profunda del Colegio Médico. Hasta donde sepa, nunca se ha investigado ni sancionado a algún colega por faltas a la ética en este punto. Ni siquiera sobre la base de estos marcos regulatorios antes nombrados.

FSJ: ¿Qué estrategias siguen usando las multinacionales para enganchar a los médicos, usan las mismas formas de antes, pagar congresos, establecer agendas, dar descuentos o viajes a los médicos que formulen los medicamentos que ellos ofertan?

JCA: Todo lo que mencionas, aunque en los últimos años los recursos se han ido desplazando hacia el financiamiento de la así llamada “Educación Médica Continua”. Ésta es hoy pagada en más de un 50% por la industria farmacéutica y de dispositivos biomédicos, siendo esta cifra mayor en algunas especialidades como psiquiatría.

Lamentablemente, los médicos hemos ido cediendo terrenos como el de la investigación y el de la educación a la industria farmacéutica, que son quienes tienen hoy el control de tales actividades. Esto tiene un impacto muy importante en qué tipo de medicina es la que practicamos hoy.

FSJ: ¿No se falta a la ética al aceptar a los visitadores médicos?

JCA: Desde nuestro punto de vista sí. Es aceptar que un agente de ventas nos eduque, es permitir que alguien que está contratado con el fin de aumentar las ventas de un medicamento X, y no de mejorar la salud de nuestros pacientes, influya en nuestras decisiones clínicas.

Y como la manera de influir es más inconsciente que consciente, no sacamos nada con decir que somos suficientemente hábiles como para declararnos inmunes a la publicidad y al trato de nobles que parecen darnos.

FSJ: Además de médicos sin marca ¿No requerimos también un periodismo sin marca que no reciba regalos de las multinacionales farmacéuticas?

JCA: Por supuesto. Habría que partir por contar con una especie de ley de transparencia que obligue a los periodistas a reportar detalladamente sus conflictos de interés. Mucha de la información de salud que leemos en los periódicos son en realidad publirreportajes. Lo mismo debería ocurrir con los políticos: transparencia respecto a quiénes financian sus campañas.

FSJ: ¿Cuál es el impacto que pueden tener Médicos sin marca en el diseño de políticas públicas cuando los congresistas por lo general reciben dinero, y regalos, del lobby de estas empresas?

JCA: Pensamos que en la medida que el grupo de adherentes a la ONG crezca tendremos más espaldas para influir a ese nivel. Del mismo modo vemos el crecimiento que podamos tener en los países de habla hispana.

Desde el año pasado funciona la primera organización hermana: MSM Colombia, y estamos trabajando por la creación de más capítulos en Perú, México, Ecuador y Uruguay.

Por otra parte hemos constituido un directorio con personas influyentes en el campo de la salud pública nacional, hoy contamos incluso con la Presidenta del Colegio Médico como miembro de nuestra mesa directiva.

Le hemos dado prioridad también a aumentar la discusión de estos temas en las escuelas de medicina para contar con profesionales que al recibir su título ya cuenten con una visión crítica del tema.

Por último nos hemos preocupado —si bien nos falta mucho en esto aún— por compartir nuestro punto de vista con la ciudadanía, donde hemos encontrado gran apoyo a nuestras propuestas. Todos estos esfuerzos esperamos que puedan tener impacto también en los congresistas, que no solo se deben a quienes le financian sus campañas, si no también a sus votantes.

FSJ: ¿Finalmente, por qué necesitamos más Médicos sin marca en Latinoamérica en el mundo? ¿Trabajan con organizaciones de pacientes y/o medios de comunicación que deseen independizarse de esa pauta millonaria?

JCA: Porque la medicina dejada a las manos de partes interesadas a lucrar con ésta se expone no solo a un progresivo encarecimiento de ésta, sino también a ser una medicina cada vez más centrada en la tecnología, farmacocéntrica y menos humana.

Porque ha sido demostrado que la medicina informada por la industria farmacéutica ha llevado al sobre-diagnóstico y sobre-tratamiento de diversas condiciones clínicas, con el consiguiente aumento del gasto y de la exposición a posibles efectos deletéreos.

Hemos tenido acercamientos iniciales con agrupaciones de pacientes con el fin de conocer la magnitud de las relaciones que éstas mantienen con la industria y entonces plantearles un trabajo en conjunto para lograr mayores niveles de independencia. Las agrupaciones de pacientes han sido usadas también por la industria como eficaces para el lobby. Con medios de comunicación no hemos trabajado directamente, es sin duda una tarea pendiente.

FSJ: ¿Hay alguna resistencia por médicos de antiguas escuelas que crecieron en un tiempo en que estas atenciones por parte de las empresas se normalizaban y no se cuestionaban?

JCA: Algo de eso pasa. Es muy difícil para un médico que hace 30 años acostumbra ir al congreso de la sociedad europea financiado por un laboratorio, que de la noche a la mañana se muestre crítico frente a estos comportamientos.

Sin embargo, hemos encontrado entre colegas con más años de experiencia también a grandes aliados, que hasta antes de nuestra aparición como ONG llevaban su visión crítica en un terreno más personal y privado.

Pienso que hoy la figura del médico está sujeta a las mismas exigencias que profesionales de otras disciplinas. Hemos dejado poco a poco de ser cómplices de la idealización que antiguamente nuestra carrera gozaba. Esta idealización dificulta ver que como seres humanos estamos sujetos al mismo tipo de influencias que cualquier ciudadano a pie.

Publicado por

sanchezjfernanda

Ciudadana colombiana-canadiense.Periodista profesional de la universidad de la Sabana de Bogotá, magister en relaciones internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá y técnica en trabajo social de Langara College de Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 11 =