Corte Constitucional: aplicación de vacuna contra el VPH requiere consentimiento informado

Sentencia T-365 de la Corte Constitucional  determinó que se requiere el consentimiento informado como condición previa para la administración de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH).

Estableció que la vacuna no es obligatoria para las personas destinatarias de la misma según disposición legal:

“Para esta Sala de Revisión es claro que el Estado, en cabeza del Ministerio de Salud y Protección Social, o de cualquier otra institución, no puede obligar a la población colombiana a vacunarse contra el virus del papiloma humano, por cuanto la facultad del paciente de tomar decisiones relativas a su salud ha sido considerada un derecho de carácter fundamental por la jurisprudencia constitucional, como concreción del principio constitucional de pluralismo ] (artículos 1 y 7 de la Carta Política) y de los derechos fundamentales a la dignidad humana  (artículo 1 ídem), al libre desarrollo de la personalidad (artículo 16 de la Constitución) –cláusula general de libertad del ordenamiento jurídico colombiano  -, a la integridad personal  (artículo 12 ídem) y a la salud (artículo 49 de la Constitución).

En efecto, si uno de los contenidos protegidos por el principio de la dignidad humana es la autonomía, entendida como la “ posibilidad de diseñar un plan vital y de determinarse según sus características (vivir como quiera) ”, que corresponde a su vez con el ámbito protegido por el derecho al libre desarrollo de la personalidad , resulta lógico que, en lo que toca con los procedimientos médicos, incluso preventivos, el paciente tenga la facultad de asumirlos o declinarlos, de acuerdo con ese modelo de vida que ha construido por conducto de sus propias convicciones. Específicamente, ha determinado esta Corporación que “ del principio general de libertad emana el derecho específico de la autonomía del paciente que le permite tomar decisiones relativas a su salud”.

En cumplimiento de sus funciones constitucionales, la Sala Octava de Revisión de la Corte Constitucional al revisar el fallo de esta acción de tutela presentada por la madre de una menor,  la cual relacionaba la enfermedad de su hija con la aplicación de la vacuna contra el virus del papiloma humano, reconoció que no se pudo comprobar la causalidad entre la vacuna y la enfermedad de la menor.

Pero además decidió no suspender la aplicación de la vacuna por las siguientes razones:

La Corte señala que no se suspende  la aplicación de la vacuna por las siguientes razones:   (i). Está encaminada a prevenir el cáncer de cuello uterino como política pública válida ejecutada por el Gobierno Nacional; (ii) Su aplicación representa beneficios para las mujeres colombianas al evitar el menoscabo de su salud; iii. Las principales organizaciones internacionales y nacionales que sirven de referencia aprueban la seguridad, calidad y eficacia de administración de la vacuna contra el VPH; (iv). En el caso concreto no fue posible demostrar -con grado de certeza científica- que la aplicación de la vacuna sea la causa de las enfermedades que padece la menor y (v). Es improcedente la suspensión la vacuna en un juicio que solo produce efectos para las partes y que por regla general, no está llamado a afectar a la generalidad de la población.

La Corte resolvió, entre otros aspectos relacionados con el caso particular como amparar el derecho a la salud de la menor en lo que se refiere al derecho al diagnóstico y la atención integral, lo siguiente:

La vacuna no es de obligatoria para las personas que son destinatarias de la misma:

Advertir al Ministerio de Salud y Protección Social que la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano no puede imponerse contra la voluntad de las personas que por disposición legal son destinatarias de la misma. En tal virtud, existe la necesidad de obtener su consentimiento informado, como condición previa para administrar la vacuna, indicándose los efectos adversos en la salud humana.

El Ministerio de Salud y Protección Social debe elaborar un informe en el cual identifique las personas que requieran atención del sistema de seguridad social por posibles afectaciones derivadas de la vacuna:

Exhortar  al Ministerio de Salud y Protección Social para que elabore un informe en el que se identifique el número de personas que habiendo sido destinatarias de la aplicación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, requieran atención por parte del sistema de seguridad social en salud por causas atribuibles a posibles afectaciones derivadas de dicha vacuna. El informe deberá establecer un plan de acción que garantice el acceso integral y continuo al sistema de seguridad social en salud de las personas presuntamente afectadas, así como un seguimiento de cada caso.

Y finalmente señaló que el Ministerio debe continuar con el seguimiento a  los conceptos técnicos y científicos sobre la vacuna:

Exhortar al Ministerio de Salud y Protección Social para que continúe con las labores de seguimiento y valoración periódica sobre los conceptos técnicos y científicos que a nivel nacional e internacional analizan la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano. Además, deberá impulsar campañas masivas de comunicación y educación pública sobre el particular.

Referencia: Expediente No. T- 5.190.041

Acción de tutela presentada por Edith Perdomo Londoño, quien actúa en representación de su hija Aura Cristina Campo Perdomo, y Alba Lucia Murillo Maya, en calidad de agente oficiosa de los demás niños, niñas, adolescentes y mujeres jóvenes presuntamente afectados por los efectos secundarios causados por la vacuna del Virus del Papiloma Humano -VPH-, contra el Ministerio de Salud y Protección Social, el Servicio Occidental de Salud S.A – S.O.S – E.P.S, las demás E.P.S involucradas y el SISBEN.

Magistrado Ponente:  Alberto Rojas Ríos

Bogotá, D.C., 2 de junio de 2017

Descargar la sentencia T-365-17 Papiloma

 

Publicado por

sanchezjfernanda

Ciudadana colombiana-canadiense.Periodista profesional de la universidad de la Sabana de Bogotá, magister en relaciones internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá y técnica en trabajo social de Langara College de Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twenty − 12 =