La enfermería ha sido declarada líder en atención primaria en salud

Existe evidencia de los aportes que nuestra profesión ha realizado para alcanzar la equidad 

Por: Fernanda Sánchez Jaramillo

Dora Lucía Gaviria estudió enfermería en la Universidad de Antioquia, en Medellín. Ingresó en esta facultad inspirada por su madre quien como voluntaria en el Hospital de Rionegro ayudaba a las personas en los momentos de dolor y sufrimiento.

Se graduó hace 28 años y ha trabajado todo el tiempo en municipios como Caldas, Sabaneta, de Antioquia, y en los últimos se ha desempeñado como docente de la Universidad de Antioquia.

¿Por qué eligió esta profesión? La enfermería le permite el trabajo con personas, familias y comunidades, en equipos interdisciplinarios de salud y de los sectores del desarrollo social.

Entre tanto, su rol como docente le ha posibilitado llegar a municipios, barrios y lugares donde la enfermería tiene una gran responsabilidad social y ética.

Dora se especializó en salud colectiva y epidemiología. “Es un campo de práctica y conocimiento que permite la comprensión del proceso salud-enfermedad en el contexto histórico social y cultural que lo está determinando”, explica.

La enfermería comunitaria contribuye a la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad, el cuidado y rehabilitación con las personas, familias y comunidades en los escenarios cotidianos donde viven.

“Para mí, es un proceso de interacción, de apoyo y ayuda que mitiga los padecimientos del ser humano y genera vínculos efectivos por la salud y la vida”, dice Dora.

Al preguntarle a Dora por qué cree que el rol de la enfermera y el enfermero, está un poco relegado con respecto a la posición del médico ella responde:

“La enfermería en Colombia, ha tenido desarrollos desde la formación y práctica pero aún nos falta una mayor legitimidad social para visibilizar el valor del cuidado de enfermería y sus avances científicos y técnicos que favorecen la calidad de vida, afirma Dora.

La ley 266 de 1996, que regula la profesión en enfermería así como la Ley 911 que establece el código deontológico, fundamenta desde lo legal y jurídico, la enfermería como una profesión autónoma y liberal y no solo como una profesión supeditada al saber de otra disciplina.

“Considero que nos falta liderazgo al colectivo de enfermería para posicionar el cuidado en la sociedad, incidencia política para la toma de decisiones en las instancias del sector salud, e investigación que nos permita seguir avanzando en los aportes que como disciplina, podemos hacer a la sociedad”, agrega.

Esta profesional de la enfermería considera que en la actualidad la enfermería cumple un papel muy importante pues contribuye al logro de los objetivos de desarrollo sostenible, y está en su agenda.

La enfermería, a través del trabajo colaborativo, puede ayudar a erradicar la pobreza, disminuir el número de muertes y enfermedades evitables y aportar desde el cuidado a una mejor calidad de vida para el bienestar de las personas, las familias y las comunidades, en condiciones de equidad.

En el contexto colombiano, la enfermería profesional promueve la vida y la salud, ayuda a mejorar los procesos de convivencia que generan procesos de reflexión, y de resistencia, frente a cada acto violento que se ha banalizado en nuestro país.

“La enfermería ha sido declarada líder en Atención Primaria en Salud y existe evidencia de los aportes que nuestra profesión ha realizado para alcanzar la equidad, el acceso y la cobertura universal en salud en las zonas rurales del país, pues la enfermería garantiza la continuidad como principio del cuidado”, señala orgullosa.

Entre los aportes que ha hecho su profesión en atención primaria menciona: históricamente el trabajo con las comunidades para lograr prácticas saludables, la capacitación de los promotores rurales de salud, el impacto en la determinación social de la salud, los procesos de participación para el logro de los derechos en salud de personas, familias y comunidades y la educación para la salud, entre otros.

“En Antioquia, como política pública la Facultad de enfermería lideró un proyecto de cooperación con la secretaria de salud con la creación e implementación del modelo de APS basado en el cuidado con las familias y liderado por enfermeras en los 125 municipios del departamento.

“Este trabajo evidenció aportes en las zonas rurales de un trabajo colaborativo y solidario por la equidad con impacto en indicadores de morbilidad y mortalidad, inducción a la demanda de programas de prevención de la enfermedad y promoción de la salud.”, relata.

En cuanto al lugar que puede ocupar esta profesión en la promoción de la salud integral, física y mental, Dora considera que la enfermería ayuda a mantener la salud, previene enfermedades y mitiga el dolor y el sufrimiento, cuando la persona está enferma, y puede acompañar en procesos de muerte.

Con respecto a un país que líder y modelo en enfermería menciona a Estados Unidos pues ha sido allí esta profesión ha construido modelos y teorías, que permiten más liderazgo e impacto en los indicadores de salud con autonomía en la toma de decisiones para la gestión de programas como el de enfermedades crónicas y proyectos de salud pública.

Además, por la formación avanzada de estos profesionales y la creación de institutos -liderados por enfermeras- que han demostrado ser más eficientes y efectivos para las personas, las familias y los sistemas de salud.

Entre tanto, en nuestro país la educación de los profesionales de enfermería tiene algunos retos por superar son el fortalecimiento de las capacidades desde el ser, el saber y saber hacer.

“Para mí la enfermería debe fortalecer todo lo relacionado con la ética del cuidado, el cuidado de enfermería para la salud mental, la gestión de políticas públicas, el cuidado con las personas adultas mayores con enfermedades crónicas y con problemas neurológicos, el cuidado de enfermería con las personas en situación de discapacidad, en forma permanente integrar la evidencia en la práctica y fortalecer la incidencia política en las instancias decisorias en salud.”

Finalmente para Dora, la enfermería es ciencia y arte. “Es ciencia porque ha acumulado el legado histórico de la constitución de una disciplina con conceptos universales y con un método establecido para la práctica basado en los principios científicos de la ciencia, que le permiten valorar, diagnosticar, planear, ejecutar y evaluar el cuidado en un contexto determinado.

Pero también es arte al nacer de la capacidad humana para establecer relaciones de empatía y de comprensión por el otro, las cuales expresan mediante acciones de cuidado que develan la creatividad e innovación, en especial en un país como el nuestro donde no abundan los recursos.

“Al cuidar al ser humano, hay un verdadero re-conocimiento del otro, para que en momentos de enfermedad pueda re-establecer su autonomía e independencia en el logro de sus actividades cotidianas, pero también promueve procesos protectores para mantener la salud, campo que requiere de actividades y didácticas creativas para lograr un mayor impacto y logro de objetivos”, enfatiza.

 

 

Publicado por

sanchezjfernanda

Ciudadana colombiana-canadiense.Periodista profesional de la universidad de la Sabana de Bogotá, magister en relaciones internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá y técnica en trabajo social de Langara College de Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × 2 =